17 enero, 2019

Macron al límite: ¡Preparemos una huelga general!

JÉRÔME METHELLUS  13 ENERO 2019


El movimiento de los chalecos amarillos es un seísmo social de una potencia excepcional. Es un punto de inflexión en el curso de la lucha de clases en Francia, y una fuente de inspiración para los trabajadores del mundo entero. Tendrá un impacto profundo y duradero en la vida política del país.


Los cientos de miles de explotados y oprimidos que se movilizaron el 17 de noviembre lo hicieron en muchos casos por primera vez en su vida. No fue una movilización de la capa más organizada de los trabajadores. Tampoco fue una movilización sólo de asalariados, ya que participaron también artesanos, pequeños campesinos, jubilados, etc. En consecuencia, este movimiento fue y sigue siendo políticamente heterogéneo. Aquellos que se lamentan soñando con una "revolución pura", en palabras de Lenin "no entienden lo que es una verdadera revolución", que por definición moviliza a las capas más profundas del país. La muy numerosa presencia de mujeres en los bloqueos y manifestaciones es un ejemplo evidente de esto.
El RIC y el “poder para el pueblo”
El Referéndum de iniciativa ciudadana (RIC) ha emergido como la demanda democrática central de los chalecos amarillos. Su principio es simple: si un número suficiente de ciudadanos lo pide, debe poder celebrarse un referéndum sobre cualquier tema de interés público (leyes, la constitución, el despido de un representante electo, etc).
La popularidad de esta demanda indica la profunda desconfianza hacia las instituciones de la democracia burguesa. Esto no es sorprendente: durante décadas, la derecha y la "izquierda se han ido pasando el poder la una a la otra para llevar a cabo básicamente las mismas políticas reaccionarias. En el parlamento, la mayoría de los representantes del pueblo han organizado el saqueo de éste en beneficio de unos cientos de grandes familias capitalistas.
La crisis del capitalismo socava las bases materiales de la democracia burguesa. Las instituciones de la Quinta República se muestran cada vez más como una gran maquinaria con la función de crear la ilusión de que "la mayoría decide", cuando en realidad una pequeña minoría lo controla y lo decide todo.
En este contexto, se percibe el RIC como un medio de intervención directa de la gente en los asuntos del país: una manera de imponer su voluntad pasando por encima de las instituciones oficiales y "democráticas". En este sentido, la demanda del RIC tiene un subtexto potencialmente revolucionario. Los chalecos amarillos acompañan esta demanda con otra consigna: “¡Poder para el pueblo!”. Esto, a su vez, está conectado con una serie de demandas sociales (salarios, pensiones, etc).
Los políticos burgueses han comprendido esto y, consecuentemente, muestran sus reservas en lo que respecta al RIC. Por ejemplo, es obvio que un referéndum revocatorio del Presidente de la República, a mitad de mandato, sería fatal para Macron. Conscientes de esto, los que se oponen a este referéndum promueven el lamentable argumento de la "estabilidad de las instituciones". En nombre de esta "estabilidad" se pide a las masas dejarse robar por Macron hasta el fin oficial de su mandato en mayo de 2022.
No obstante, hay que comprender que no todos los políticos burgueses rechazan el RIC categóricamente, ya que algunos de ellos creen que pueden neutralizar este mecanismo y desarmarlo para que resulte inofensivo para los intereses y el poder de la clase dirigente. Éste ya es el caso de determinadas democracias capitalistas como Italia y Suiza, donde la posibilidad de convocar referéndums no reduce la dominación económica y política de la burguesía. Por tanto, en Francia no se puede descartar que, con la esperanza de debilitar a los chalecos amarillos, el gobierno tome la iniciativa y abra la posibilidad de organizar referéndums, estrictamente delimitados para garantizar la "estabilidad" del sistema.



Por una democracia obrera
El movimiento obrero debe explicar el peligro de cooptación del RIC por parte de nuestros adversarios de clase. Si debe ser tan solo un simple correctivo de la maquinaria "democrática" de la Quinta República, el RIC acabará siendo "neutralizado" inevitablemente. Por este motivo, es necesario romper la maquinaria entera del Estado burgués y sustituírla por los órganos democráticos de la clase obrera, conectados entre sí a nivel local y nacional por medio de un sistema de delegados electos y revocables. No se puede compartir el poder con los capitalistas ("para ellos las instituciones burguesas, para nosotros el RIC"), sino que hay que quitárselo de manera total. E incluso si la demanda del RIC, defendida por los chalecos amarillos, progresa, el "poder para el pueblo" sólo será efectivo en forma de gobierno obrero, confiando en los cuerpos democráticos arraigados en lugares de trabajo, barrios, servicios públicos, etc. Estos órganos, además, no caen del cielo, sino que deben emerger de la propia lucha. La ausencia de estos cuerpos democráticos es precisamente una de las debilidades de los chalecos amarillos.
Finalmente, una democracia obrera auténtica presupone el control del aparato productivo por parte de los propios productores: la clase trabajadora. Mientras un puñado de parásitos gigantes sean los propietarios de los bancos y de los principales medios de producción, no habrá democracia real. Bajo el capitalismo, la democracia se detiene en las puertas de las empresas, donde reina la dictadura de la dirección y de los accionistas. Por contra, el socialismo presupone el control democrático de la producción por parte de los propios trabajadores a nivel local y nacional en el contexto de una economía planificada, que pretenda satisfacer las necesidades del mayor número posible de gente.
Las demandas democráticas y sociales de los chalecos amarillos no se pueden satisfacer plenamente sin una revolución socialista. En el escenario actual, esta idea no es en absoluto evidente para todo el mundo, pero la experiencia es una gran maestra.
Desplazamientos hacia la izquierda
A lo largo de las semanas la orientación política dominante de este movimiento se ha ido afirmando cada vez más: contra los impuestos a los pobres, por los impuestos a los ricos, por mejores salarios, mejores pensiones, mejores servicios públicos... Y, en definitiva, contra el "gobierno de los ricos", por "el poder del pueblo". La reivindicación del RIC es la expresión inmediata, transitoria, de esta aspiración de las masas a tomar su destino en sus manos. Al calor de la lucha colectiva su conciencia política da pasos de gigante. Y esto es sólo el principio.
Esta orientación del movimiento hacia la izquierda ha suscitado la hostilidad creciente de todas las fuerzas reaccionarias, incluyendo a esos políticos de derechas y de extrema derecha que, al principio, le dieron un "apoyo" envenenado e interesado. Laurent Wauquiez se ha quitado rápidamente su chaleco amarillo, después incluso ha negado haberlo llevado. Marine Le Pen se ha ocultado en la sombra, como siempre que el pueblo lucha. Por contra, los mejores militantes de la izquierda y del movimiento sindical han aportado a los chalecos amarillos un apoyo cada vez más entusiasta. Y es la Francia Insumisa, pese a todas sus carencias, la que ha aparecido como la organización política más acorde con el movimiento. Todo esto tendrá implicaciones políticas en un momento dado.
La perspectiva de la burguesía
No se puede prever la evolución del movimiento en las próximas semanas. Es posible que se desarrolle de nuevo desde el mes de enero. Sea como sea, un movimiento de esta naturaleza y de esta envergadura no puede ser un simple paréntesis entre dos fases de relativa estabilidad social. Es, por el contrario, el comienzo de una fase de aceleración de la lucha de clases.
La burguesía es consciente de esto. Le Figaro del 2 de enero se preguntaba: ¿Podrá Macron llevar a cabo sus reformas en 2019? Buena pregunta, a la que el politólogo Jérôme Sainte-Marie contesta: "Toda reforma liberal que aparezca como una exigencia de sacrificios inmediatos puede reactivar la movilización. Estos próximos meses Macron deberá dirigir el país bajo esta amenaza permanente de bloqueo". Precisamente, en 2019 el gobierno ha previsto atacar las pensiones, las prestaciones por desempleo y la función pública, entre otros. Cada una de estas ofensivas es susceptible de reavivar el brasero social, como cada intento de imponer nuevos sacrificios a la masa de la población con el solo objetivo de defender los beneficios de la gran patronal.
Ciertos observadores sugieren a Macron que haga "una pausa" en las reformas, con vistas a iniciar un "giro social". Pero para la burguesía francesa esto no está en discusión. Esta no puede tolerar la menor pausa en la destrucción sistemática de nuestras conquistas sociales: se trata de la competitividad del capitalismo francés, en declive desde hace tres decenios en todos los mercados (mundial, europeo y nacional). Dicho de otro modo, incluso si la burguesía teme nuevas explosiones sociales, no tiene más opción que correr ese riesgo. Y para liderar esa lucha no tienen una alternativa inmediata al gobierno de Macron. No tienen ninguna garantía de que unas elecciones legislativas anticipadas lleven a un gobierno sólido de la derecha. Por tanto, en los meses que vienen, se agarrarán a Macron, a falta de algo mejor, a pesar de su arrogancia visceral, de su comunicación arriesgada, del odio que despierta entre las masas y de las nuevas noticias sobre Alexandre Benalla, el Rasputín del Eliseo.

Foto: Eigenes Werk

El movimiento sindical
La burguesía cuenta también con la moderación de los dirigentes sindicales. ¡Ah, cómo lamenta que los chalecos amarillos no tengan también dirigentes "razonables", abiertos al "diálogo", al "acuerdo", y que se conformen con organizar inofensivas "jornadas de acción" de vez en cuando! El 12 de diciembre, Le Figaro hacía esta confesión: la CGT "ha canalizado el descontento popular a lo largo de un siglo. La crisis de los chalecos amarillos ha demostrado hasta qué punto ese saber hacer era precioso. Y hasta qué punto la crisis general del sindicalismo es un problema".
De hecho, las direcciones sindicales no han ejercido el menor control sobre el movimiento de los chalecos amarillos. Laurent Berger (CFDT) realmente lo ha insultado. Sacudida por una crisis interna, la dirección de FO ha estado ausente. En cuanto a la dirección de la CGT, esta ha faltado totalmente a su deber, que era apoyarse en la dinámica de los chalecos amarillos para poner en el orden del día una movilización general de la clase obrera, bajo la forma de un movimiento de huelgas prorrogables. En vez de esto, Martínez ha tomado cada vez más distancia respecto de los chalecos amarillos, ha programado algunas jornadas de acción sin continuidad... Y finalmente ha ofrecido sus servicios al Eliseo para iniciar "negociaciones" entre gente razonable y "no violenta".
La actitud de Martínez ha suscitado duras críticas en la base de la CGT, en la que muchos militantes han entendido la necesidad de apoyar al movimiento de los chalecos amarillos, pero también de apoyarse en su formidable energía para tocar a rebato contra el conjunto de la política gubernamental. La oposición interna a la dirección de la CGT se va a intensificar probablemente en los próximos meses, especialmente a la vista del congreso de mayo próximo.
Pero en lo inmediato la izquierda y el movimiento sindical deben tomarle la medida a la situación política y sacar conclusiones prácticas. El gobierno Macron está al borde del abismo. Podemos y debemos empujarlo. ¿Cómo? Si el movimiento de los chalecos amarillos recupera y aun supera el vigor que tenía a principios de diciembre, no se puede descartar que Macron se vea obligado a disolver la Asamblea Nacional. Pero el movimiento obrero no debe esperar pasivamente esa eventualidad. Debemos pasar a la ofensiva. ¡Que no se diga esta vez que "los trabajadores no quieren batirse"! Los chalecos amarillos han pulverizado este argumento. El problema no es la combatividad de las masas, es el conservadurismo de las direcciones sindicales. En unas semanas los chalecos amarillos han arrancado al gobierno más concesiones que las decenas de "jornadas de acción" de los últimos veinte años. 
Para empezar, la cuestión de la huelga debe ser planteada y discutida con seriedad en los sindicatos, pero también en las organizaciones políticas de la izquierda. Debe llevarse a cabo una amplia campaña de agitación en las empresas, los barrios, las universidades, los institutos y, por supuesto, las asambleas de chalecos amarillos. La huelga debe ser preparada seriamente y en breve. Los chalecos amarillos han probado que Macron es mucho menos fuerte de lo que pretendía. El desarrollo de una huelga prorrogable le daría el golpe de gracia.





12 diciembre, 2018

Siempre las mismas peticiones, pero los políticos no escuchan porque no trabajan para nosotros




07 diciembre, 2018

¿De verdad el problema clave es el Tribunal Supremo?

Publicado en Jueves, 08 Noviembre 2018




El escándalo producido por la decisión del Pleno del Tribunal Supremo de invalidar una sentencia firme de la sala de lo Contencioso del mismo Tribunal ha tenido la gran virtud, no sólo de mostrar “quién manda aquí”1, sino de hacer inocultable la podredumbre que impregna a “las más altas instancias del Estado”.
La indignación razonable no debiera llevarnos a tratar esta sentencia como un caso aislado. Tampoco como la manifestación esencial del problema. Esta sentencia se une a la lista de escándalos protagonizados por ese Tribunal. Cada vez más gente de a pie sabe que eso ocurre cada día en multitud de tribunales y despachos oficiales y que, si no son suficientes las “puertas giratorias”, se recurre a presiones directas más violentas.
Eso sucede aquí, en cualquier país de la UE y en cualquier estado del planeta en el que el poder real máximo resida en una plutocracia que controla los bancos y las grandes multinacionales y que tiene los poderes del Estado a su servicio. Se llama capitalismo.
Lo que evidencian casos como este es que verdaderamente, en algo, “Spain is different”. Aquí la cosa es más burda, como recuerdan los tribunales de derechos humanos o los de otros países de la UE. Ni siquiera hay que molestarse en guardar las apariencias. Permanece en las cúpulas de los aparatos del Estado la misma prepotencia impune que implantaron a sangre y fuego los vencedores de la guerra civil, que se ha mantenido desde la Transición bien guardada por el PSOE y el PP, y que hoy exhibe, insultante, el rey emérito.
Y esa tarea sigue pendiente, viva y apremiante, después de cuarenta años.
Pero el caso del pago del impuesto de las hipotecas, no sólo muestra la vergüenza de la corrupción evidente del “más alto Tribunal”.
Quienes - como el PP, y una ristra de tertulianos y “expertos”- argumentan que la sentencia debe aceptarse porque si se hiciera pagar el impuesto a los bancos se encarecería el precio de las hipotecas, están mostrando una realidad incontestable: el poder de los bancos es absoluto.
Y este inmenso negocio, desde el estallido de la crisis financiera y por obra y gracia de la Unión Europea y de su Banco Central (BCE), se hace sobre todo con dinero público.
El BCE con competencia exclusiva para imprimir y prestar dinero tras la desaparición de los bancos centrales de los países miembros, no puede comprar deuda pública de los Estados y sólo puede vender dinero a los bancos. El tipo de interés actual es del 0,25%.
El artículo 123 de su Reglamento prohíbe taxativamente al BCE adquirir deuda pública, pero cuando pese a todo hacen el favor de comprarla es a cambio de nuevas privatizaciones y reformas laborales, recortes en las pensiones, etc. ¿Cabe alguna duda de a quién representan?
El negocio se cierra cuando los Estados se ven obligados a comprar dinero a los bancos privados a cambio de deuda pública al tipo de interés “de mercado”, es decir, abonando para obtener dinero un interés mucho más elevado que el pagado por los bancos al BCE. Y la deuda pública aumenta y aumenta. Así, mientras los servicios y prestaciones públicos se desmoronan, La Troika y los bancos dicen que se debe a que “vivimos por encima de nuestras posibilidades y gastamos más de lo que ingresamos”. Los acreedores del Estado son los grandes bancos, de aquí y de fuera.
Y es el Estado, en este caso el español, quien con dinero público extraído de la sanidad, de la educación, de la dependencia, de las becas, etc, ha rescatado a unos bancos que ya han anunciado que no devolverán los más de 60.000 millones de euros que oficialmente reconocen haber recibido.
Son esos mismos bancos los que como hienas han arrojado, y arrojan, a la calle – y muchas veces al suicidio – a cientos de miles de familias obreras que no consiguen con sus míseros salarios, o desde el paro, pagar su hipoteca o su alquiler. El resultado: un millón setecientos mil desahucios desde que empezó la crisis y cerca de tres millones de viviendas vacías.
Y las decisiones las toman exactamente los mismos consejos de administración que se autoadjudican salarios astronómicos y exhiben beneficios record cada año.
Además, es a esos bancos a quienes como “prioridad absoluta” el Estado debe pagar la deuda pública contraída, tal y como obliga el artículo 135 de la Constitución y el Tratado de Estabilidad de la Zona Euro de 2013. Para eliminar cualquier escapatoria, la Ley 2/20122 que desarrolla los marcos legislativos anteriores establece la tenaza de la reducción del gasto público que debe asegurar el pago de esa deuda.
Ese marco jurídico-político permite la intervención, real y directa, de la llamada Troika (UE, BCE y FMI), sobre los presupuestos de todas las administraciones públicas y de la Seguridad Social.
Curiosamente esa humillante intervención, a la que se van sometiendo dócilmente todos los gobiernos desde 2011, incluido el actual con su variopinto apoyo parlamentario, no les parece lesiva para la soberanía a tantos exhibidores de banderas y defensores de la patria. Pero lo más grave, es que se oculta sistemáticamente que los programas políticos y las promesas de cambio que construye con desparpajo el “relato” de PSOE y Unidos Podemos son rigurosa y estrictamente papel mojado en el vigente marco jurídico-político de la UE y del Euro. El ejemplo de Syriza ahorra más argumentos.
Esta esperpéntica situación, responsable directa de la miseria y la desesperación de millones de personas, es la que – contra toda lógica – parece intocable e inamovible, y ante la que doblan la rodilla, derechas y supuestas izquierdas.
Obviamente, esa sacrosanta intangibilidad de los auténticos pilares del poder se asienta sobre el desconocimiento por parte de la mayoría del funcionamiento del siniestro engranaje de la dominación. Y se alimenta cuando ante situaciones como la actual, que muestran al desnudo el omnímodo poder del capital, la izquierda institucional señala solamente a sus esbirros, en este caso al Tribunal Supremo. El magnate del automóvil, Henry Ford decía que si la gente supiera como funciona el sistema financiero habría una revolución antes de mañana. ¿A quién sirve el silencio acerca de la mano que mece la cuna?
La crisis, mejor dicho, las consecuencias de la crisis, arrojadas brutalmente sobre las condiciones de la inmensa mayoría, arrancan máscaras y, aún a pesar de todos las maniobras de confusión, la realidad se abre camino. Ante la conciencia de cada vez más gente se abre paso la necesidad de plantear objetivos políticos indispensables, de los que no se habla en las instituciones.
La expropiación de la banca, negar el pago de la deuda y salir del Euro y de la UE, constituyen la única alternativa, la condición sin la cual no hay cambio posible.
8 de noviembre de 2018
1Titulo del artículo que escribí el 24 de octubre tras conocerse la decisión del Presidente del Tribunal Supremo de suspender y reconsiderar la sentencia sobre el impuesto de las hipotecas. http://insurgente.org/angeles-maestro-quien-manda-aqui/
2En este enlace puede consultarse la Ley 2/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2012-5730
Aqui el Informe realizado por red Roja sobre la misma Ley: http://www.redroja.net/index.php/noticias-red-roja/noticias-cercanas/1910-informe-de-red-roja-sobre-la-ley-organica-22012-el-final-de-cualquier-soberania-y-el-arma-de-destruccion-masiva-de-los-servicios-publicos


Ver también:


11 julio, 2018

¿Cuál es la causa de los recortes a las pensiones públicas?

Informe de Red Roja
Publicado en Jueves, 17 Mayo 2018
¿Cuál es la causa de los recortes a las pensiones públicas?
¿Con otro gobierno “de izquierdas” tendríamos pensiones dignas?



Antes de pegarse un tiro en la plaza Sintagma de Atenas y tras explicar que las políticas del gobierno habían acabado con toda posibilidad de vivir dignamente de su pensión que había pagado durante 35 años, Dimitris Christoulas escribió:
"Dado que mi avanzada edad no me permite reaccionar de otra forma (aunque si un compatriota griego hubiera cogido un kalashnikov, yo le habría seguido), no veo otra solución que poner fin a mi vida de esta forma digna antes de tener que rebuscar comida entre la basura para poder subsistir. Creo que los jóvenes sin futuro tomarán algún día las armas y colgarán boca abajo a los traidores a este país en la plaza Syntagma, al igual que los italianos hicieron con Mussolini en 1945, en la plaza Loreto de Milán”.


El discurso del poder repite que el aumento del número de pensionistas, debido al crecimiento de la esperanza de vida, determina que no haya dinero para pagar las pensiones. Su receta es siempre la misma: reducir su cuantía y aumentar la edad de jubilación.
Christine Lagarde, Directora Gerente del FMI que gana 467.000 euros anuales, más un plan privado de pensiones, exigió que éstas sólo subieran un 0,25%, aumentaran las cotizaciones a la Seguridad Social (de los trabajadores, claro) y se recortaran otras prestaciones como el paro. Además propuso incentivar los planes privados de pensiones aumentando su desgravación fiscal.
El motivo, que tuvo la desvergüenza de reiterar, que “Los ancianos viven demasiado y esto es un riesgo para la economía global , hay que hacer algo ya”1.

¿Es verdad que el envejecimiento de la población amenaza las pensiones?

  • Es una falacia que vivir más años sea la causa del envejecimiento. Las proporción de mayores de 65 años ha aumentado debido especialmente a la disminución de jóvenes, sobre todo por la emigración. Desde 2008 el número de jóvenes emigrantes registrados es de 1,6 millones, aunque se calcula que la cifra real es 3 veces mayor2.

¿Cómo se vacía la Caja de la Seguridad Social?

  • Desde 2011 a 2017 Caja de Reserva de las pensiones ha pasado de 66.815 millones a 8.000 millones. El gobierno del PP ha sacado 58.000 millones de euros. Lo ha podido hacer porque el Pacto de Toledo creó esa Caja aparte con dinero de la Seguridad Social del que el gobierno puede disponer mediante una simple notificación al Congreso. La suma birlada es muy semejante a los 60.000 millones de euros de dinero público empleados en rescatar a la banca y que el Banco de España da por perdidos3.

¿Por qué disminuyen los ingresos?

Esta es una pregunta clave. Las causas más importantes que comprometen el futuro de las pensiones son las mismas que desenmascaran la mentira de la mejora del empleo: la devaluación salarial que ha reducido la cotización; el aumento del empleo temporal y a tiempo parcial; la caída del trabajo industrial en favor de los servicios de menor valor añadido y sueldo; el incremento de autónomos (en buena medida falsos) con bajas cuotas y las continuas bonificaciones a la patronal por la contratación.
El desplome de los salarios desde 2007 ha supuesto una disminución promedio del 25% y se calcula que la masa salarial anual se ha reducido en 35.000 millones de euros. En consecuencia, como puede verse en el Cuadro, para un número semejante de personas empleadas, entre 2008 y 2016 , se ha producido una reducción del 4,13% de las cotizaciones a la Seguridad Social, cifra que es aún más significativa si se tiene en cuenta que la destrucción de empleo se ceba sobre todo en el empleo más precario.
Elaboración propia. Fuentes: INE y Seguridad Social.

¿Qué pasaría si no hubiera apropiación privada por parte de burguesía de la plusvalía producida por la clase obrera?

Las dimensiones del saqueo a la clase obrera por el robo de la plusvalía que ella produce hace que la estafa de dinero público por causa de la corrupción sea prácticamente insignificante. Mientras se vacía el Fondo de reserva y caen las cotizaciones a la Seguridad Social, la productividad del trabajo sigue creciendo4 y el PIB (total de riqueza producida en un año) aumentó un 10,43% entre 2008 y 2016.
En el Estado español el crecimiento de la productividad en los últimos 38 años (1977 – 2015) ha sido enorme: 61%5 . Y ese incremento de riqueza ha ido a engrosar los beneficios del capital. Para comprender las dimensiones del saqueo a la clase obrera proponemos un sencillo cálculo sobre la base de suponer que esa apropiación privada no existiera:
Imaginemos un país con 90 trabajadores en activo y 10 pensionistas. Los trabajadores producen 100, luego la renta media será de 1. Ahora supongamos que el país pasa en 40 años de producir 100 a 140 en términos reales, pero que la estructura de ocupados se ha invertido. Ahora hay 90 pensionistas y 10 trabajadores activos. Si dividimos el PIB entre la suma de pensionistas más trabajadores, el resultado indica que la renta media ha ascendido a 1.40. Por lo tanto es posible perfectamente aumentar el ingreso medio debido a los incrementos de productividad; además el aumento de la renta media será mayor en países con menor tasa de natalidad. Y aunque se hubiera estancado el PIB (crecimiento igual a cero), el ingreso medio podrá seguir siendo de 1, sin rebajar pensiones, ni salarios.




Hay un factor decisivo para explicar las decisiones políticas: la correlación de fuerzas en la lucha de clases.

La debilidad de la clase obrera y las políticas sindicales de Pacto Social

“En la madrugada de hoy las organizaciones empresariales CEOE Y Cepyme, las confederaciones sindicales CC OO y UGT y el Gobierno han concretado los contenidos de un principio de Acuerdo sobre la reforma del Sistema de Pensiones (…) Una cena del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los líderes sindicales ha desbloqueado la reforma de mayor calado que ha experimentado nunca el sistema de pensiones. El principio de acuerdo sobre la jubilación logrado en la madrugada supone retrasar la edad de jubilación, endurecer el acceso a la prestación máxima y recortar la renta media de los futuros jubilados”. El País 28 de enero de 2011. Un acuerdo histórico. El acuerdo en pensiones da paso a un gran pacto social6.
El mismo día, en el mismo periódico aparecía a toda plana una tribuna conjunta en El País de los secretarios generales de CC.OO. Y UGT, Méndez y Toxo, titulada: La necesidad de preservar la cultura del acuerdo7.

Por enésima vez estos sindicatos, autodenominados “de clase”, pactaron con el gobierno de turno un grave ataque a los derechos laborales y sociales. Toxo y Méndez dijeron ufanos que con ello aseguraban las pensiones públicas. Todas las grandes corporaciones mediáticas, y la patronal, les aplaudieron a rabiar8.
Estos pactos no sólo empeoran cada vez más las condiciones de vida y de trabajo de la clase obrera desde los Pactos de la Moncloa, sino que han contribuido decisivamente a legitimar las agresiones y a debilitar la resistencia popular.
Uno de los elemento estratégicos ha sido el llamado Pacto de Toledo. suscrito por todos los grupos parlamentario, incluida IU, y apoyado por CC.OO. y UGT que abrió el camino a la privatización de las pensiones9. “Pactos de Estado” les llaman para hacer las políticas que convienen al capital, repartirse entre todos los costes electorales y diluir su responsabilidad ante el pueblo.
Las luchas contra las reformas posteriores del PP, a las que cínicamente se incorporaron estos sindicatos, estuvieron lejos de poder revertirlas.
Estas burocracias sindicales “de clase” jugando con la amnesia que cultivan desvergonzadamente, llaman ahora a movilizarse contra “los conservadores del PP y su ridícula subida de las pensiones del 0,25%”10. Agitan la anécdota ocultando que el deterioro dramático de las condiciones de vida de millones de pensionistas es consecuencia directa de sus acciones y omisiones 11. La colaboración de clase y el consiguiente debilitamiento de la conciencia, por supuesto, no se hace gratis. Detrás de cada pacto social hay beneficios destinados a sobornarles que son migajas para el capital comparados con lo que éste obtiene mediante su cooperación. Algunas de esas migajas tienen que ver precisamente con las pensiones y la gestión conjunta de CC.OO, UGT, CEOE y BBVA del Fondo de Pensiones de los empleados públicos, obviamente privado12.

La ilusa ilusión de que las pensiones se garanticen por los Presupuestos del Estado

Una herramienta ideológica trascendental es el intento de CC.OO y UGT, junto a PSOE, IU y Podemos13 de situar la responsabilidad de recortes y privatizaciones exclusivamente en el gobierno del PP. Se oculta sí el papel decisivo de la UE y el FMI ante los que se pliegan, sin excepción (Syriza incluida), todos los gobiernos europeos independientemente de su color, para a continuación hacer creer que con un gobierno “progre” los problemas podrían resolverse.
La nueva solución mágica que han encontrado estos partidos y sindicatos es que las pensiones sean financiadas mediante los Presupuestos del Estado cuando las cotizaciones no alcancen14.
Es difícil creer que se trate sólo de una ingenuidad. ¿Han olvidado que la Ley de Estabilidad 2/201215 que desarrolla el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza de la Zona Euro incluye a la Seguridad Social entre las Administraciones Públicas sometidas a la regla de gasto?¿No saben que todos los presupuestos públicos están sometidos al control férreo de la UE para el cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit y del pago de la Deuda?.
Por otro lado la UE acaba de advertir contra cualquier aumento de las pensiones de la Seguridad Social que exceda la Regla de Gasto16 establecida por el Tratado de Estabilidad de la Zona Euro y la citada Ley 2/2012. Como Red Roja viene repitiendo la UE ha intervenido de hecho todas las administraciones públicas, incluida la Seguridad Social para impedir que cualquier gobierno anteponga las necesidades sociales al pago de la Deuda y al cumplimiento de los objetivos de déficit público, mediante la imposición de la citada Regla de Gasto.
De esta forma, si el gasto en pensiones se incluyera en los Presupuestos Generales del Estado, estaría doblemente intervenido y obligado a recortes: como gasto de la Seguridad Social y como gasto del Estado. Y dado que , como hemos visto, lo previsible es la intensificación de la caída de los ingresos de la Seguridad Social, lo que harán es imponer aún más drásticos recortes en las pensiones. Y todo ello para conseguir lo más rápidamente posible el objetivo mayor que persiguen: que los Fondos de Pensiones se hagan con las pensiones públicas, casi 140.000 millones de euros en 2017.
Para desmontar el infundio basta mirar a Grecia: Syriza ha rebajado hace pocos meses un 30% las pensiones mínimas, de 486 euros a 384. El gobierno “izquierdista” acomete éste y otros recortes para hacer frente al pago de la Deuda. Y Grecia financia el déficit de la Seguridad Social a través de los presupuestos estatales. Es la decimotercera rebaja desde que se firmó el primer Memorándum con la UE17 .


No hay solución al problema de las pensiones, ni a las demás políticas sociales dentro de la UE.

Esos remedios técnicos parten de la base de que el hundimiento de la Seguridad Social se debe a fuerzas desconocidas, a problemas transitorios y no a objetivos premeditados e intereses muy concretos. E intentan salir de una ratonera metiéndose en otra mayor.
La dramática situación de millones de pensionistas, especialmente las mujeres, ha sido bien documentada en este periodo de movilizaciones18. Lo que es menos conocido es el férreo mecanismo mediante el cual la UE , y a su través, el FMI imponen recortes en las pensiones publicas como estrategia para su privatización.
Uno de los tesoros más deseados por el capital financiero es el sistema público de pensiones. La quiebra planificada y sistemática de la Seguridad Social y del sistema público de pensiones por parte de todos los partidos gobernantes desde 1980 tiene un objetivo: entregar a los mercados privados el 45% de la partida del gasto social que actualmente se dedica a las pensiones públicas. Un crimen a cámara lenta, en vivo y en directo.
Desde hace décadas, dada la impopularidad de estas medidas y su importante coste electoral, se ha recurrido al “Pacto de Estado” entre la mayor cantidad posible de fuerzas políticas y desde luego, como hemos visto, con los grandes sindicatos.
Desde 2011 la demolición de los derechos socio-laborales se ha constitucionalizado. La Reforma del artículos 13519 fue llevada a cabo por PP y PSOE en una semana de agosto, mediante una mera votación parlamentaria. Esta liquidación de las pocas garantías sociales que tenía la Constitución se hace sometiendo a todas las Administraciones Públicas a los objetivos de estabilidad presupuestaria, de reducción del déficit y de pago de la deuda como prioridad absoluta, marcados por la Unión Europea.
Seis meses después fue aprobado el citado TSCG20 de obligado cumplimiento para todos los países cuya moneda es el Euro. El PP, el PSOE, UpyD, PNV, CiU y CC lo convalidaron con su voto. De esta forma amarraron el sometimiento al Tratado de la futura Ley que lo desarrollara. El TSCG impone a todos estados del Euro la adopción de las medidas necesarias para que en 2020 la Deuda pública no sobrepase el 60% del PIB y el déficit estructural (el gasto en empleo y servicios públicos de todas las administraciones) sea cero.
La Ley Orgánica/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera21 incluye a la Seguridad Social entre las Administraciones Publicas sometidas a los planes de ajuste de la UE. Planes que, como se puede ver en este importante Informe22 realizado por Red Roja, no son meras indicaciones, sino que incluyen medidas coercitivas que pueden llegar hasta la intervención de gobiernos de cualquier nivel, si no se cumplen con la exigida diligencia los mandatos de la UE
Ni CC.OO. Y UGT, ni los partidos de la izquierda institucional han explicado la enorme trascendencia de esta Ley 2/2012 que desarrolla el Tratado de Estabilidad de la Zona Euro, sino que sus representantes en los movimientos sociales intentan eliminar de toda reivindicación cualquier referencia a la Deuda o a la responsabilidad de la UE en recortes y privatizaciones. El objetivo es seguir agitando el señuelo de que un cambio de gobierno solucionaría los problemas.

La lucha en defensa de las pensiones públicas debe, inevitablemente, preparar la confrontación con la UE

Estamos, como ocurre con todos los elementos de la lucha de clases, ante una cuestión de poder.
Si la clase obrera, como sucede, produce cada vez más riqueza, claro que habría dinero para las pensiones y para todos los gastos sociales.
¿Acaso no hay dinero para la Iglesia, la Monarquía, para gastos de guerra, rescate de bancos o autopistas, para perdonar impuestos a banqueros, empresarios y grandes fortunas..etc? Y el etcétera es inmenso.
La cuestión es el poder, qué clase social detenta el poder y cuáles son sus herramientas para imponer su dominación. Y la camisa de fuerza nos la pone Unión Europea y todas sus instituciones, Zona Euro incluida, como representante privilegiada de las capas dominantes de la burguesía y con las que ningún partido parlamentario se plantea confrontar.
Nuestro problema como clase es cómo nos fortalecemos, cómo avanzamos en nuestra independencia y en la correlación de fuerzas. Y la construcción de poder de clase y de pueblo es imposible sin identificar adecuadamente al imperialismo europeo del que forman parten las clases dominantes de aquí y con quién colabora una supuesta izquierda, política y sindical levantando falsas banderas e intentando llevar las luchas a callejones sin salida.
Cada vez más gente entiende que no habrá derechos sociales y laborales si no dejamos de pagar la Deuda y salimos de la UE. Esa es la línea de demarcación imprescindible que permite fortalecernos, construir alianzas y debilitar al enemigo para enfrentar la tarea fundamental: acabar con la privada de la riqueza producida, es decir, con el capitalismo. Y todo ello para anteponer la vida de la gente a cualquier otro compromiso.



1http://www.publico.es/economia/fmi-pide-prolongue-vida-laboral.html
2http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari6-2018-gonzalezenriquez-martinezromera-debilidades-emigracion-espana
3https://www.eldiario.es/economia/Banco-Espana-recuperar-rescate-autoevalua_0_655134837.html
4http://www.expansion.com/economia/2017/05/31/592ebc72268e3e06248b4710.html
5Elaboración propia tomando como año cero 1977 y hasta 2015. Se ha calculado a partir de los datos del PIB
http://www.datosmacro.com/pib/ y de los datos de ocupación en el mismo periodo tomados de aquí: http://www.ine.es/prensa/epa_
6https://elpais.com/elpais/2011/01/28/actualidad/1296206219_850215.html
https://elpais.com/diario/2011/01/28/espana/1296169219_850215.html
8https://elpais.com/elpais/2011/01/28/actualidad/1296206219_850215.html
9http://www.juantorreslopez.com/el-pacto-de-toledo-refuerzo-del-sistema-publico-o-via-abierta-para-su-privatizacion/
10http://www.elmundo.es/pais-vasco/2018/03/09/5aa281bf268e3e82618b46c1.html
11Aquí se puede ver la oferta de Planes de Pensiones de CC.OO. http://servicios.ccoo.es/servicios/Asesoramiento:Plan_de_pensiones:216--Plan_de_Pensiones_Asociado
12https://okdiario.com/economia/empleo/2015/10/08/ccoo-ugt-se-llevan-18-millones-de-euros-comisiones-de-pensiones-de-funcionarios-8094
13Aquí se puede ver la desvergüenza con la que Podemos propone reformar la UE y acabar con los recortes: http://lasonrisadeunpais.es/una-alternativa-la-eurozona-terminar-las-politicas-austeridad-reformar-las-instituciones-europeas/
14http://www.ccoo.es/03af2590fa3bb707dfe734b3468404be000001.pdf
15Red Roja realizó un informe exahustivo sobre esta Ley: https://redroja.net/index.php/noticias-red-roja/noticias-cercanas/1910-informe-de-red-roja-sobre-la-ley-organica-22012-el-final-de-cualquier-soberania-y-el-arma-de-destruccion-masiva-de-los-servicios-publicos
16http://www.eleconomista.es/economia/noticias/9127465/05/18/La-UE-podra-impedir-por-ley-subidas-excesivas-de-pensiones-desde-2019.html
17https://www.elperiodico.com/es/internacional/20170701/jubilados-griegos-suman-13-recortes-pensiones-preparan-mas-6134591
18En este excelente trabajo de Miguel Arenas, del Colectivo Ronda, puede encontrarse documentación amplia y rigurosa. https://issuu.com/collectiuronda/docs/discriminaci__n_y_miseria
19http://www.boe.es/boe/dias/2011/09/27/pdfs/BOE-A-2011-15210.pdf
20https://www.boe.es/boe/dias/2012/07/26/pdfs/BOE-A-2012-9981.pdf
21https://www.boe.es/buscar/pdf/2012/BOE-A-2012-5730-consolidado.pdf
22https://redroja.net/index.php/noticias-red-roja/noticias-cercanas/1910-informe-de-red-roja-sobre-la-ley-organica-22012-el-final-de-cualquier-soberania-y-el-arma-de-destruccion-masiva-de-los-servicios-publicos


400 migrantes libixs han perdido la vida en un naufragio en el Mediterráneo huyendo de la barbarie que dejó la OTAN en...

Posted by Jaleo Juventud Andaluza Independentista on Miércoles, 15 de abril de 2015

¡Es el capitalismo, estúpidos!

En todo el mundo, las comunidades indígenas sufren el devastador robo de sus tierras

Etiquetas

"El País" "LaTuerka" "PPSOE" "puertas giratorias" “La justicia desahuciada” Adolfo Pérez Esquivel Afganistán África AfriCom Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios Agencia Europea de Medicamentos al-Qaeda Alberto Garzón Alejandro Teitelbaum Alexis Tsipra alimentos Amazonia América Latina Amigos de la Tierra Ángela Vallina ÁNGELES MAESTRO Arabia Saudí Areito imagen Argentina armamento armas armas de destrución masiva armas nucleares Asamblea de las Naciones Unidas Asamblea General de la ONU asilo Atentados de París Atilio A. Borón attactv austeridad Aznar Banca Pública Bárcenas bases militares BCE Bolivia Bulgaria C's Canarias capitalismo Carlos Latuff Carta Social Europea Cascos Blancos Cayo Lara Central Obrera Boliviana CGT Chalecos amarillos Charlie Hebdo China CIA Colectivos Contra la Guerra y la OTAN Colombia Comisión Europea comunismo Condoleezza Rice CONGRESO DE LOS DIPUTADOS Consejo de Seguridad de la ONU Constitución Constitución Española contrapoder Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria Corrupción Cospedal crimen contra la Humanidad crímenes del franquismo Cuba Daesh Debate Décodex Derecho a la información derecho a la libertad de expresión y reunión Derecho Internacional derechos humanos Desarme desastres ambientales desobediencia social Deuda Diego Mena Ecología Economía Educación EEUU Elecciones 20D Elecciones Generales Elpidio Silva Emir Sader Emirato Islámico (Daesh) Eric Toussaint esclavitud España Estado de derecho Estado Islámico euro Europarlamento eurozona Evasión fiscal Evo Morales explotación FAES Federico Mayor Zaragoza Felipe Gonzáles Francia Francisco González Tejera Fraude fiscal Frente Cívico-Somos Mayoría Fuerzas Armadas "Un paso al frente" Gaza Genocidio globalización golpe de Estado civil Grecia Guantánamo Guerra Civil guerra fría guerra nuclear guerras Gürtel Hamás HispanTV Historia Hugo Chávez imperialismo Impunidad invasiones Iraq IRPF Israel Izquierda Anticapitalista Izquierda Unida Izquierda Unida-Unidad Popular James Petras Javier Couso Jeffrey Feltman John Kerry José Luis Centella Juan Carlos Monedero Juan Torres Julio Anguita Junker Justicia Kiev KKE Koldo Ley de Amnistía Ley Mordaza Ley orgánica de Estabilidad Presupuestaria y sostenibilidad financiera leyes represivas Libia Lista de exigencias Luis Gonzalo Segura manipulación mediática Manlio Dinucci Marcianito Mariano Rajoy Martin Armstrong Maruja Moyano masacre de Houla medidas represivas Medio ambiente medios de comunicación memoria histórica MI6 Miguel Blesa Mikel Itulain milicias islamistas modelo neoliberal Mohamed Abrini Montoro Mossack Fonseca Movimiento de Países No Alineados (NOAL) movimientos sociales Mujer multinacionales multipolaridad N0 A LA GUERRA Neoliberalismo Neoliberalismo y Globalización New York Times Nicolás Maduro Noam Chomsky nutrición Obama Occidente Odesa oligarquia ONU OTAN Otro mundo es posible Pablo Echenique Pablo Iglesias Paco Alvarez Cascos Paco Bello Palestina Papa Francisco papeles de Panamá paraísos fiscales Parlamento Europeo participación Patria Grande Patrick Calvar PCE Pedro Jota Ramírez Pedro Sánchez Pensiones Pentágono Pepe Mujica Pepito Grillo petróleo Plataforma Global contra las Guerras PLATAFORMA SALIR DEL EURO Pobreza y exclusión social PODEMOS Portugal PP prensa mediática privatización Proceso Constituyente prohibición de las armas nucleares prospecciones petrolíferas PSOE Pueblo canario puertas giratorias Putin Rafael Correa Ramón Espinar rebelión de las masas recortes Red Roja Referéndum de iniciativa ciudadana reforma laboral Refugiados Reino Unido rescate financiero Revolución bolivariana RIC Rigoberta Menchú Tum Rokambol Rosa Díez Rusia salud pública saqueo Sara Rosenberg Senado Siria sistema soberanía Sous nos Yeux StratCom Task Force Sumo Pontífice Syriza Televisión Pública terrorismo de estado Thierry Meyssan TISA tóxicos tráfico de armas tráfico de personas Tragedia del Boeing-777 en Ucrania Transición Política Tratado de Estabilidad Tratado de No Proliferación Nuclear Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones Tribunal Constitucional Tribunal Permanente de los Pueblos contra la Guerra Imperialista y la OTAN Tribunal Supremo Troika TVE Ucrania UE Unidos Podemos Unión Europea Vacunas Venezuela Vicenç Navarro víctimas del franquismo Viñetas Wall Street White Helmets Willy Toledo yihadismo

Otros blogs


Social Media Marketing Widgets